4 Remedios caseros para eliminar los callos de los pies

Seguramente eres de los que camina mucho diariamente distancias largas para llegar a su destino de trabajo o a su casa, y aunque poco les prestes atención los pies sufren esos embates de los miles de pasos que das cada día, además del apretado calzado que tiende a afectar esa importante parte del cuerpo.

Este uso constante de los pies hace que aparezcan costras o también llamados “callos”, que son nada más y nada menos que piel reseca y gruesa que surge como una capa que a veces es bastante desagradable sobre todo si solemos usar calzado abierto.

Sin embargo hoy te decimos que los callos no sean un problema con este truco casero y milagroso, con elementos que tienes en tu casa y que a veces sirven mucho mejor que las populares piedra pómez para exfoliar los pies. Presta mucha atención.

Truco casero para que los callos no sean un problema

2

Limón y Ajo: El uso de estos dos ingredientes ablandan en gran medida los callos para su posterior remoción. Lo que harás es mezclar una cucharada de manzanilla, medio vaso de jugo de limón y ajo machacado. Lograrás una semi pasta que aplicaras en tus pies dejando actuar por 20 minutos, y luego lavarás con agua tibia.

Te puede interesar: ¿Conoces todo los secretos que la aspirina puede aportar para tu belleza facial? ¡Fascinante!

Bicarbonato de sodio: Este ingrediente siempre nos ayuda en tantos problemas de belleza y salud que solemos tener y los callos en los pies no es la excepción ya que solo utilizando 3 cucharadas disolviéndolas en agua tibia, remojas los pies por 30 minutos, y luego lavas con agua limpia, verás como tomas suavidad en los pies.

4 diferentes recetas caseras para tratar la psoriasis

Cebolla Limón y sal: Elimina con este truco casero y milagroso los callos para que ya no sean un problema, solo tienes que cortar una rodaja de cebolla y agregarse gotas de limón y una pizca de sal, sujetaras con un adhesivo sobre el callo toda la noche, y a la mañana siguiente retirarlo y repetir el proceso por 1 semana hasta notar cambios.

Piedra pómez: Este remedio es infalible y natural, basta con que remojes primero tus pies en agua tibia por 20 minutos, y luego rasparás los callos de los pies con esta roca de lado a lado, enjuagarás la piedra cada vez que sea necesario para eliminar residuos, y evita raspar la piel sana para que no te hieras.

Te puede interesar: Deja tu baño radiante sin utilizar químicos ¡Poco esfuerzo!

Comparte este post para que los callos ya no sean un problema con este truco casero y milagroso.

COMPARTIR EN: